Fernando Alonso, denunciado por un fotógrafo por agresión

Un fotógrafo denuncia al piloto de Ferrari, Fernando Alonso, por agresión. Éste estaba intentando hacer una foto de él y su novia y al asturiano no le ha sentado bien y le ha tirado la cámara al suelo que estaba valorada en 6.000 euros.

alonso agresion
Veronica
9/5/2013

La relación entre Fernando Alonso y la prensa nunca ha sido demasiado cordial. De hecho, en los últimos años ha tenido algún que otro incidente cuando estaba de vacaciones con su exmujer Raquel Del Rosario. Por todo esto, se había ganado la fama de ser un tipo lejano y antipático.

Por ello, con el objetivo de acercarse más a sus fans y ofrecer una imagen mucho más comunicativa y simpática se hizo twitter. En las últimas carreras se había convertido en habitual ver fotos en su perfil  de su novia, Dasha Kapustina. Sin embargo, esa reputación que se había ganado en las redes sociales se ha acabado con el incidente que ha contado hoy en twitter el fotógrafo catalán Jordi Martín.

Y es que según cuenta Alonso le ha agredido al ver que estaba intentado captar una foto de él y de su novia. El piloto de Ferrari le ha propinado un empujón que ha provocado que éste se cayera al suelo con la cámara que estaba valorada en 6.000 euros y ahora está rota.

Ahora la cámara no se puede utilizar y Martín le ha interpuesto una denuncia por agresión que le ha comunicado al piloto asturiano a través de twitter. “Para mañana prepara una excusa cuando te llamen los Mossos para declarar por haberme roto la cámara cuando me has empujado. A ver si con esta denuncia la próxima vez respetas más a la prensa. Sabes perfectamente que no habido provocación. No es la primera vez que tienes un altercado con un periodista. Relájate un poco que solo buscaba una foto tuya con tu chica”.

Esta noticia ha corrido como la pólvora por las redes sociales y su representante, Luis García Abad, se ha limitado a comentar que “estas cosas únicamente pasan en España“. Y es que precisamente como en más de una ocasión ha dicho Alonso con la prensa deportiva que cubre el Mundial no suele tener demasiados problemas. De hecho mantiene un trato bastante cordial. Pero a los reporteros y fotógrafos del papel rosa no los aguanta porque es muy celoso de su vida privada.