¿Es el cigarrillo electrónico cancerígeno y dañino?: Beneficios y problemas que genera

El e-cigarrillo contiene sustancias idénticas a los cigarros tradicionales, por lo que los expertos afirman que tiene el mismo potencial cancerígeno

cigarrillo electronico problemas
editor
2/10/2013

Los defensores del cigarro electrónico afirman que su consumo frente a los cigarrillos convencionales tiene enormes beneficios. Como que no contiene químicos, ni monóxido de carbón, tampoco toxinas dañinas como las que podemos encontrar en los cigarrillos convencionales. Desaparece el fumador pasivo, los humos y malos olores, se ahorra dinero, y un largo etc.

Sin embargo, la Separ (Sociedad española de neumología y cirugía torácica) advierte de que no existen evidencias sanitarias de que a largo plazo el consumo de estos cigarrillos sea más seguro que el del tabaco tradicional, por contra a corto plazo, los cambios producidos en los pulmones son muy parecidos a los causados por los cigarros normales ya que los e-cigarrillos requieren una fuerte aspiración.

Un reciente estudio revela que el cigarrillo electrónico aumenta de forma inmediata la resistencia de la vía aérea y disminuye su poder conductor del aire a través de la misma, además de que contrariamente a lo que piensan muchos de sus consumidores el e-cigarrillo contiene algunas sustancias idénticas a las que lleva el cigarrillo convencional y por tanto tiene igualmente potencial cancerígeno.

En España existe un vacío legal sobre este producto, más allá de la prohibición de su consumo a menores de 18 años, por lo que de momento, su uso está permitido en lugares públicos, incluso en centros sanitarios. Sin embargo, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPB) ha recomendado a los hospitales y centros de atención primaria de Cataluña que prohíba el uso de cigarrillos electrónicos en sus dependencias.

Por el momento, el Ministerio de Sanidad no se ha pronunciado al respecto. Quien sí lo ha hecho es la Unión Europea que ya trabaja en un borrador de normativa sobre el tabaco con la que previsiblemente encender un cigarrillo electrónico en un espacio cerrado estará tan prohibido como hacerlo con un cigarro tradicional. Esta es una de las novedades que se incluyen en el texto que será debatido en el pleno del próximo 8 o 9 de octubre y que, casi con toda probabilidad, será aprobado en primera votación. La aplicación de esta ley será de obligado cumplimiento para todos los estados, y previsiblemente entrará en vigor un año después de su aprobación.