Encuentro del Camino Neocatecumenal en Valencia: 25.000 ‘kikos’ se reúnen en Mestalla

Kiko Argüelles consiguió reclutar a doscientas familias para evangelizar Asia

encuentro camino neocatecumenal valencia
Ana Bort
2/6/2014

Este domingo el estadio de Mestalla se llenó de fieles, pero no del Valencia CF precisamente. Más de veinticinco mil personas seguidoras del Camino Neocatecumenal, más conocidos como ‘kikos’ debido al nombre de su fundador, se reunieron en el estadio valenciano para un encuentro presidido por el arzobispo de Valencia monseñor Osoro.

El encuentro, retransmitido en directo, ha reunido a fieles de toda España, así como de otros países del mundo, como Bélgica, Luxemburgo, Francia e Italia y han podido ver la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados portada a hombros por el interior del estadio.

Además, se ha celebrado una misa para los presentes y se les ha instado a proclamar la palabra de Dios y a hacer una llamada vocacional a todo aquel que desee unirse al Camino.

Durante el acto, que duró más de tres horas, se pidió a familias y jóvenes que respondieran a la llamada de Dios y apuntó que el mayor peligro de hoy en día es la ‘corrupción generalizada’.

Los fundadores de este movimiento cristiano, Kiko Argüello y Carmen Hernández, consiguieron que doscientas familias y más de cuatrocientos jóvenes se ofrecieran para ayudar a ‘evangelizar’ en Asia.

Esa es la siguiente parada del Camino Neocatecumenal, donde está previsto que esta semana se haga un encuentro, concretamente en Filipinas, que reúna a más de 25.000 personas.

También han acudido al encuentro los obispos de Castellón e Ibiza, que han acompañado a Kiko Argüelles y a monseñor Osoro en este encuentro cuyo objetivo es ‘anunciar el Evangelio a todas las naciones y hacer discípulos en una sociedad víctima de la rutina, el placer o el egoísmo’.

Todos estamos llamados a evangelizar y en Asia miles de millones de personas aún no conocen a Jesucristo’, aseguró Argüelles. ‘La familia cristiana salvará a Europa, la sociedad y la Iglesia’.