El toro Ratón ya está disecado y será expuesto en museos y peñas taurinas: Ver fotos

La leyenda del sanguinario ‘Ratón’ pervivirá para siempre con su cuerpo disecado. Su dueño ha decidido exhibirlo en museos y peñas taurinas para que su fiereza se recuerde.

raton1
Mireya Lázaro
4/9/2013

El toro Ratón vuelve a embestir, pero esta vez para siempre disecado y se podrá ver a partir de hoy en el Ateneu Sueco del Socorro en la ciudad de Sueca, lugar de donde es originario su dueño, el ganadero Gregorio de Jesús. Y es que con 1,50 metros de altura y 2,20 de largo, este astado ha sido toda una leyenda de los encierros y festejos patronales de los pueblos.

Un animal famoso por su bravura, sus feroces embestidas y la estela de muertos y heridos que ha ido dejando por cada calle y plaza que pasaba.

La fama de este morlaco, lejos de asustar a la gente, hizo que incrementara su demanda en los festejos taurinos y aumentaban el morbo de los aficionados por verlo en acción. Su dueño explica en unas declaraciones para EFE que Ratón se había ganado ‘por méritos propios que no se perdiera su legado para que lo conocieran las futuras generaciones’, por lo que por eso ha decidido que su fiereza y su casta no caigan en el olvido y sea exhibido por museos y peñas taurinas, empezando por su tierra natal.

El pasado 24 de marzo fue cuando sus carreras por las calles terminaron debido a un fallo multiorgánico. El animal tenía ya 13 años y se acercaba peligrosamente a la edad de la senilidad en un toro, los 15.

Su propietario insiste que ‘La idea era preservar un animal legendario que pasará a la historia’, y afirma que para él es ‘el mejor toro que ha dado la historia del toro desde sus inicios y el más mundialmente conocido’.

Además, por si fuera poco su fama en los festejos taurinos, se trataba del primer morlaco en tener un libro dedicado a su vida, un videojuego para móviles e incluso una canción.

Sin duda, una perdida para algunos, para otros un alivio, que podrán admirar en todo su esplendor para siempre.