El tenebroso retrato de la familia real danesa: Ver fotos

El retrato de la familia real danesa, fuente de miles de críticas, permanecerá expuesto hasta marzo de 2014 en el Museo de Amalienborg.

cuadrofamreal danesa
Teresa Gandia
26/11/2013

retrato familia real danesa

El primer retrato de la familia real de Dinamarca en los últimos 125 años ha dejado atónitos a todos los daneses. La obra del pintor Thomas Kluges, bautizada como Kongehuset ha tardado cuatro años en realizarse y, al parecer, el resultado no era el esperado.

La pintura retrata a la reina Margarita junto a su esposo Enrique de Laborde y sus dos hijos, Federico (el heredero) y Joaquín; sus dos nueras Marie y Mary y a sus ocho nietos en una sala del Palacio de Fredensborg, en un ambiente oscuro y un tanto tétrico.

El desequilibrio de tamaños entre los diferentes personajes, en concreto el príncipe Christian, hijo de Federico y futuro rey de Dinamarca, contribuye a crear este ambiente escalofriante. El príncipe se encuentra en el centro del cuadro, con la mirada al frente y con una luz en el rostro que lo hace más tenebroso. El resto de personajes se encuentran ajenos, como en otro universo, los niños son representados jugando, a excepción del príncipe Christian que parece consciente de sus responsabilidades futuras.

Desde la casa real danesa, han intentado explicar el sentido de la obra para acallar las críticas, aunque parece no estar funcionando. Cuentan que su intención es buscar el contacto visual de los monarcas actuales y futuros con el espectador de la obra.

Estremecedor y espeluznante son algunos de los calificativos utilizados por los medios de comunicación daneses y en las redes sociales. Muchos aseguran que podría ser, más bien el póster de una película de terror o un trabajo de photoshop sin terminar. El pintor de la obra se defiende de las acusaciones respaldándose en la modernidad e innovación, “se trata de una familia moderna y un pedazo de la historia real”.

La obra estará expuesta en el Museo de Amalienborg hasta marzo de 2014, cuando será trasladada a la residencia de la pareja real en el Palacio de Fredensborg.