El sida podría curarse con un trasplante de médula

Dos pacientes de un hospital de Massachusetts fueron sometidos a una operación para tratar un cáncer y las células trasplantadas sustituyeron a los linfocitos propios de los pacientes hasta hacer desaparecer el VIH.

foto sida
Ximo Roselló
27/7/2012

El virus del VIH podría haber desaparecido en dos personas que se sometieron a un trasplante de médula ósea para tratar un cáncer, según un estudio difundido hoy en la XIX Conferencia Internacional sobre el Sida en Washington.

El estudio, liderado por el doctor Daniel Kuritzkes del Hospital de Mujeres de Brigham en Boston (Massachusetts), ha analizado la evolución de dos pacientes.

Los dos hombres, infectados durante años, se habían sometido a la terapia antirretroviral que suprimió por completo la reproducción del VIH, aunque tenían el virus latente antes del trasplante, según el estudio.

Ambos pacientes recibieron una forma más leve de la quimioterapia antes de recibir el transplante, lo que les permitió continuar con sus medicamentos para el VIH durante todo el proceso de la operación.

Según el estudio, los médicos detectaron el VIH inmediatamente después del trasplante, pero, con el tiempo, las células trasplantadas sustituyeron a los linfocitos propios de los pacientes, y la cantidad de VIH en el ADN de sus cédulas disminuyó hasta el punto de que se hizo indetectable.

Uno de los pacientes fue sometido a seguimiento médico durante casi dos años después del trasplante y el otro durante tres años y medio, y “no hay rastro del virus”, según informó la organización en un comunicado.

Ambos casos recuerdan al de Thimothy Brown, conocido como “el paciente de Berlín”, que dejó de tomar los antirretrovirales para someterse a un complicado tratamiento con células de un donante para combatir una leucemia mieloidea. Posteriormente, su organismo no dio nuevos signos de VIH.

No obstante, los expertos señalan que, a diferencia de Brown que recibió células madre del tipo denominado CD4 que no poseen el receptor CCR5 -necesario para que el virus se propague por el organismo-, los dos pacientes del estudio recibieron células comunes.

Los dos pacientes no han sido identificados por razones de privacidad pero, según MSNBC, uno de ellos está en la cincuentena y fue infectado en la década de 1980, mientras que el otro tiene 20 años y fue infectado al nacer