El Salvador prohíbe abortar a una mujer en alto riesgo de muerte cuyo hijo fallecerá después de nacer

El aborto en cualquiera de sus formas está prohibido en El Salvador y si se lo practicaran, podría ir a la cárcel durante cincuenta años. A pesar de que la Ministra de Salud, la ONU y la CIDH ha pedido a la justicia que consideren de forma especial el caso de Beatriz, no hay solución

el salvador beatriz aborto
Ana Bort
30/5/2013

La situación que está viviendo Beatriz la ha llevado a la portada de todos los periódicos. Es una joven de 22 años que vive en El Salvador y cuya vida corre peligro si no se le interrumpe su embarazo.

Ella padece lupus y una insuficiencia renal grave, además de que el hijo que espera sufre una anencefalia (falta de parte del cerebro) que le provocará la muerte o antes de que nazca o poco después, por lo que los médicos le han recomendado que lo más conveniente, sobre todo para su salud, es la interrupción de su embarazo.

Pero el aborto en cualquiera de sus formas está prohibido en El Salvador y si se lo practicaran, podría ir a la cárcel durante cincuenta años. A pesar de que la Ministra de Salud ha pedido a la justicia que consideren de forma especial el caso de Beatriz, no hay solución.

Desde la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha exigido al Gobierno de El Salvador que cumpla con el tratamiento recomendado por el comité médico. Pero la Corte Suprema de Justicia salvadoreña ha rechazado darle apoyo.

Beatriz, que está embarazada de 23 semanas, está ingresada en el hospital desde hace tres semanas y según ha considerado el Tribunal Constitucional, con los tratamientos adecuados no tiene porqué estar en riesgo su vida.

Su caso ha reavivado el debate en el país en el que doce mujeres están en la cárcel por haberse sometido a un aborto y numerosas manifestaciones han pedido que haya una excepción para Beatriz, que se debate entre la muerte y la cárcel.