El Partido Popular Valenciano se financió de forma ilegal entre 2.007 y 2.008

Si el informe definitivo de Hacienda ratifica los primeros informes que apuntan a que el PP Valenciano se financió con dinero negro en 2.007, además de un delito fiscal podría haberse cometido un delito electoral.

TSJ financiación ilegal PP
Isabel Sancho
14/10/2013

financiacion irregular PP valenciaEl Partido Popular de la Comunidad Valenciana se financió ilegalmente durante los años 2.007 y 2.008, y cometió fraude en el pago del IVA en grado de colaborador necesario, según publica el Diario “El Mundo”.

Este diario revela que la Agencia Tributaria ha remitido al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana dos informes en los que estima que entre 2.007 y 2.008 el PP pagó actos electorales con 3 millones de euros procedentes de Orange Market, empresa fundamental en la trama Gürtel.

Según los informes de la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) Orange Market realizó trabajos al partido pero no los facturó, evitando así el pago de impuestos correspondientes a 3,5 millones de euros. En 2.007 la cantidad defraudada alcanzó los 437.000 euros de IVA, por lo que existiría delito fiscal (se considera delito a partir de los 120.000 euros). El fraude en 2008 se sitúa en 64.800 euros y, por tanto, en dicho ejercicio no se habría cometido delito, sino una infracción administrativa.

Según el diario “El Mundo”, el juez podría citar ahora a Luis Bárcenas para que ratifique que en Valencia había caja B, lo que él mismo negó el pasado mes de mayo ante el TSJCV. Los datos aportados por la Unidad Central de delincuencia económica y fiscal (Udef) de la Policía Nacional, en la época de Francisco Camps el Partido tenía una contabilidad “A” y una contabilidad “B”, identificadas como Alicante y Barcelona.

La trama de financiación irregular (creada entre otros fines para pagar actos electorales y no superar los límites legales) era controlada por Cándido Herrero, número dos de Álvaro Pérez (el bigotes) uno de los principales imputados por la trama Gürtel y funcionaba con una doble vía: los empresarios investigados pagaban una parte de los actos a Orange Market, sociedad organizadora, y para justificarlos, hacían facturas falsas por servicios ficticios y el PP pagaba los actos electorales con dinero negro.

De confirmase la financiación irregular durante 2.007, el Partido Popular habría incurrido en un delito electoral en las elecciones celebradas en mayo de 2.007, ya que el dinero fue destinado a pagar actos electorales.