El maquinista del Alvia podría haber recibido una llamada de Renfe: Ver vídeo de las declaraciones de Garzón

El maquinista de Renfe podría haber recibido una llamada de un controlador, pese a las declaraciones de Renfe de que esto no ha ocurrido.

620x349_image
Rodrigo Cortiña
31/7/2013

Francisco José Garzón estaba hablando por teléfono cuando se produjo el descarrilamiento del tren Alvia en Angrois, a sólo cuatro kilómetros para llegar al accidente de Santiago.

En maquinista, que está en libertad provisional e imputado por la muerte de 79 personas, había recibido una llamada de Renfe en su móvil personal, que se perdió durante el descarrilamiento del tren.

Así lo revela la información recogidas en las cajas negras de la locomotora del Alvia, que fueron abiertas en la biblioteca del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, que rebelan que el maquinista podría haber recibido una llamada de “alguien que parece ser un controlador, en el momento del accidente”, pese a la negativa de Renfe y Adif negando que se haya producido alguna comunicación entre alguien y el controlador desde dentro de ambas empresas.

Gracias a las cajas negras, se puede saber que al maquinista le estaban dando instrucciones de cómo llegar a Ferrol, afirmando que el podría estar consultando algún plano o un documento en papel, la única incógnita es por qué Garzón ocultó esa llamada al juez, quién era su interlocutor y concretamente qué estaban hablando.

Otro dato que revelan las cajas gira en torno a la velocidad del tren. Los registros indican que circulaba a 192 kilómetros por hora minutos antes del accidente, pero que el maquinista, posiblemente al darse cuenta del error, consiguió accionar el freno y reducir a 153 por hora, una velocidad insuficiente para atajar bien la curva y que provocó el descarrilamiento.

Un informe policial revela que el maquinista que llevó el tren hasta Ourense, Jesús Illanes, declaró que no había ninguna anomalía grave y que el tramo de Angrois “es complicado poprque hay que reducir de 200 a 80” y que hay que frenar tres o cuatro kilómetros antes de la curva. Tanto Illanes como el interventor no se dieron cuenta de la velocidad del tren, sólo el vigilante de seguridad se percató de la diferencia de velocidad respecto a otras ocasiones.

Para ver el vídeo de las declaraciones de Francisco José Garzón, haz click en el enlace a continuación, cortesía de El País TV.