El legionario que se suicidó, Francisco Benítez, sospechoso de acabar con las vidas de su mujer, hija y amante

El militar, que se suicidó a principios del mes de agosto, podría haber asesinado a dos miembros de su familia así como a una amante que tuvo hace ya nueve años.

perpinan suicidio legion
Angela De la Vega
17/9/2013

El culebrón está servido en la localidad de Perpiñán, Francia. Allí es donde fueron localizados los cuerpos sin vida de una mujer y su hija, quienes llevaban en paradero desconocido desde el mes de julio.

Ambas son familiares de un militar que se suicidó el 5 de agosto, Francisco Benítez Pulido de 49 años de edad. Benítez, que trabajaba en el cuartel de la Legión Extranjera de Perpiñán, es sospechoso del asesinato de ambas mujeres así como de la desaparición de una amante brasileña que tuvo hacía ya nueve años.

Mariee-Josée, que así se llamaba una de las fallecidas, y Francisco se conocieron en 1988 en la ciudad francesa de Marsella. Poco después vivirían juntos con los cuatro hijos que Mariee tenía de otras parejas.

Al cabo de un tiempo nacería Allison, una de las víctimas halladas en Perpiñán. Este miembro del ejército francés, condecorado con la Cruz de Guerra y la Medalla Militar, tuvo también una amante de origen brasileño y que se dedicaba a la prostitución en un bar de alterne.

La joven de 23 años de edad, a quien conoció en el 2004 y que era madre de cuatro hijos, desapareció ese mismo año en noviembre. Benítez fue interrogado pero el caso quedó archivado.

Pero no fue la única cana al aire que echaría el militar. Su hija pequeña descubrió que este tenía otra amante, razón por la cual dejaría de habitar el domicilio conyugal a principios de este año.

Fue ya en julio cuando el legionario denunció la desaparición de los miembros de su familia. Las sospechas sobre su persona pesaron demasiado para él y decidió quitarse la vida el mes pasado.