El juez Castro imputa a la Infanta Cristina por presunto blanqueo y delito fiscal

La Infanta ha sido citada a declarar dentro de dos meses, el sábado 8 de marzo a las 10:00 horas.

infanta-cristina--644x362
Teresa Gandia
7/1/2014

La Infanta Cristina ha sido imputada por el juez instructor, José Castro por un delito de blanqueo de capital y otro fiscal, presuntamente cometidos en su condición de propietaria de la empresa familiar Aizoon, de la que se desviaron más de un millón de euros públicos desde el Instituto Nóos.

En el auto, Castro cita a la hija menor del Rey a declarar dentro de dos meses, el 8 de marzo a las 10:00 horas. El magistrado ha dado este amplio plazo con un objetivo, que a la Audiencia Provincial de Palma le dé tiempo a fallar el recurso de que la Fiscalía Anticorrupción tiene previsto.

En el dossier publicado hoy, se especifica que se le atribuye a Doña Cristina varios delitos de blanqueo de capitales que conllevan una pena de cárcel de hasta seis años, además de una multa que puede ser el triple de la cantidad de dinero lavado.

Esta es ya la segunda vez que el juez Castro cita a la Infanta. La vez anterior, en el mes de abril de 2013, la citación fue suspendida poco después tras el recurso presentado ante la Audiencia Provincial por la Fiscalía Anticorrupción.

En el auto, Castro apunta que Iñaki Urdangarín “dificilmente” pudo haber engañado a Hacienda sin el conocimiento de su mujer.

La defensa de la Infanta Cristina ya ha confirmado que recurrirá está imputación ante la Audiencia de Palma. Miguel Roca, abogado de doña Cristina, ha declarado que está completamente en desacuerdo con la decisión tomada por el juez Castro, por lo que presentará un recurso para evitar que tenga que presentarse el próximo 8 de marzo ante el juez.

La imputación de la Infanta Cristina esta respaldada únicamente por la acusación popular del sindicato Manos Limpias. Ni la Abogacía del Estado ni la fiscalía dan el visto bueno a esta acusación. La Fiscalía Anticorrupción ha reiterado que contra la hija del Rey solo hay “conjeturas y sospechas”.