El IVAM trabajó con el jefe de la mafia china de contrabando y blanqueo de dinero

La Conselleria de Cultura apuntan que no hay nada que ocultar de la relación entre el IVAM y Gao Ping, ya que sus operaciones se realizaron con absoluta transparencia

El Ivam trabajo con el jefe de la mafia china de blanqueo de dinero
Ana Bort
17/10/2012

Un dispositivo de quinientos policías dirigos por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y coordinados por la Fiscalía Anticorrupción han desmantelado esta semana posiblemente una gran trama de contrabando y blanqueo de dinero que habría blanqueado entre 800 y 1.200 millones de euros en cuatro años.

La denominada Operación Emperador tenía previstas más de un centenar de detenciones, en un nuestro país, una veintena en otros países, además había 120 registros programados y se han embargado más de doscientos coches y doscientas cuentas bancarias de sociedades de la trama.

Todo este entramado estaba dirigido presuntamente por el empresario chino Gao Ping, dedicado a la importación de productos y promotor de arte chino en España y de arte español en China.

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) estuvo en el punto de mira desde anoche cuando se descubrió que había colaborado con Gao Ping, el presunto cabecilla de la trama, en la organización de dos exposiciones realizadas en 2008.

La primera exposición, llamada ’55 díasen Valencia’, fue expuesta en el IVAM y en el Museo de la Ciudad y consistía en una visión del arte actual chio a través de artistas contemporáneos de China. La segunda exposición, ‘Plusmarca, Arte y Deporte’, se inauguró en el Iberia Center for contemporary Art situado en Pekín (del que Gao Ping era presidente) y mostraba 49 obras de artistas españoles.

Desde el IVAM se apresuraron a declarar que no solo se han relacionado con el Iberia Center for Contemporary Art sino que también han colaborado con la Shangai Contemporary Culture Association. Por parte de la Conselleria de Cultura apuntan que no hay nada que ocultar de la relación entre el IVAM y Gao Ping, ya que sus operaciones se realizaron con absoluta transparencia.