El ERE de Coca Cola afectará a 1.250 empleados: Cierran las plantas de Alicante, Fuenlabrada, Palma de Mallorca y Asturias

Con la aplicación del ERE se produciría el despido de 750 personas y la recolocación de otras 500 en las plantas que permanecerán abiertas.

ere coca cola
Teresa Gandia
23/1/2014

La compañía Coca Cola Iberian Partners ha presendado hoy un Expediente de Regulación de Empleo a los sindicatos que afectará a los puestos de trabajo 1.250 personas y cuatro de las once plantas de trabajo de España serán cerradas, en concreto las plantas de Asturias, Fuenlabrada, Alicante y Palma de Mallorca.

En un principio, con la aprobación de este ERE se llevará a cabo el despido de 750 personas, mientras que 500 serán recolocadas en las diferentes plantas de España que permanecerán abiertas.

La compañía ha tomado esta decisión como estrategia para reducir los costes y poder hacer frente a las exigencias del mercado que comprometen “la viabilidad de la empresa”. Esta decisión fue conocida a principios de mes cuando anunciaron la modificación del 20% de su plantilla formada por 4.200 trabajadores. En Alicante, concretamente, se verán afectadas 150 personas.

Desde la empresa han hablado también del nuevo modelo de producción al que han calificado de “más eficiente” y que obligará a aumentar la producción y la plantilla de los centros que permanecerán abiertos, entre ellos el de Valencia. Para ello 500 de los afectados por este Expediente de Regulación serán recolocados.

El objetivo de Coca Cola es crear una nueva organización corporativa orientada a “eliminar duplicidades e ineficiencias y unificar criterios” en actividades grupales y un modelo mucho más “fuerte y flexible” para hacerle frente al mercado y mantener su posición en el territorio español.

Los sindicatos no lo aceptan.
La Federación Agroalimentaria de Comisiones Obreras, ha mostrado su rechazo de forma radical y ha anunciado que si el ERE sigue en marcha se producirán paros de forma inmediata.

trabajadores coca cola protesta

El sindicato ha publicado un comunicado en el que muestra su profundo descontento ante la decisión tomada por la compañía y asegura que si siguen adelante “habrá conflicto y duro”. En el texto señalan que la compañía tiene unos 900 millones de euros de beneficios y que el pasado año consiguió más de 3 millones de euros de facturación.

También han anunciado una serie de paros generales que darán comienzo la semana del 3 de febrero. Durante las dos primeras semanas, los martes y jueves, se realizarán paros de dos horas por turno y trabajador y la tercera semana habrá paros completos.

El sindicato también ha mostrado su descontento y discrepancia al conocer los nombres que formarán la mesa negociadora, que tendrá su primera reunión el próximo 28 de febrero.