El cohousing o las cooperativas de apartamentos para mayores

Los proyectos de cohousing para personas mayores comienzan a proliferar por España, una alternativa económica y sostenible a las residencias para la tercera edad

Sostegno e aiuto a persone anziane # 2
Mireyalazaro
16/12/2015

Ya hace años que se están llevando a cabo este tipo de proyectos, sobre todo en el norte de Europa, donde funcionan a la perfección. También en España existen algunos casos en los que se ha implantado este modelo: en efecto, hablamos de las ciudades para la tercera edad, es decir, cooperativas de vivienda colaborativa o cohousing.

El 30% de las personas de 80 años tiene algún tipo de dependencia, por lo que en su mayoría acaban siendo cuidados en su casa por empleados de los servicios sociales (públicos o privados) o en residencias en su defecto (también públicas o privadas).

Hoy en día el bajo poder adquisitivo en nuestro país obliga a los dos miembros principales de la familia a trabajar. Los bajos sueldos han obligado a hacer necesarios un mínimo de dos salarios para poder afrontar una vida normal en unas condiciones dignas, por lo que muchos mayores ya no pueden en muchos casos ser cuidados por sus hijos y estos, muy a su pesar, suelen verse obligados a pagar este tipo de servicios de asistencia para sus progenitores.

Las iniciativas de cohousing nacen para evitar este tipo de situaciones, al construir bloques de apartamentos o urbanizaciones en las que los mayores pueden vivir como en su propia casa, y que cuentan con todos los servicios necesarios, los servicios con los que cuenta una residencia, pero sin renunciar a la autonomía que la gran mayoría de mayores, no quiere perder.

De este modo se busca preservar la intimidad de nuestros mayores y brindarles la libertad del hogar fomentando las relaciones sociales de vecindad y la ayuda mutua: todo sin renunciar a la seguridad que ofrece el tener una casa adaptada para una real o posible dependencia futura, o a los servicios médicos necesarios. Sin obviar los servicios de comedor y limpieza con los que cuentan la mayor parte de estos proyectos.

Hoy en día en España existen varios de estos proyectos funcionando, como el Centro Social de Convivencia, Asistencia y Servicios para Mayores Trabensol en Madrid o la Sociedad Cooperativa Profuturo en Valladolid. Pero además de los que ya están en funcionamiento, también se están planificando multitud de proyectos similares, como el Proyecto Experentia en Valencia o la Ciudad Residencial Brisa del Cantábrico.

Se trata, a grandes rasgos, de un conjunto de apartamentos con los baños adaptados, con habitaciones que ofrecen la posibilidad de instalar materiales para ayudar a acostar o levantar al residente si fuese necesario. Muchos de ellos cuentan también con plaza de parking adaptada y zonas de atención especial, creadas especialmente para atender de forma continuada a los residentes con alto grado de dependencia o también zonas de servicios comunes con servicios de comedor.

Para la atención sanitaria, se contratan profesionales que se dedican exclusivamente al cuidado de los residentes de la “ciudad senior” y con servicio 24h de tele-asistencia inmediata. Además, son complejos que se construyen cerca de los hospitales por si surge cualquier tipo de emergencia.

Normalmente los requisitos que se piden para poder acceder a este tipo de vivienda “social y cooperativa” es no tener enfermedades contagiosas ni padecer trastornos de conducta que puedan afectar a la convivencia o funcionamiento normal del complejo.

En definitiva, se trata de una forma alternativa y económica (en la mayoría de casos) de que nuestros mayores disfruten su jubilación sin perder su autonomía y con una asistencia que les deja tranquilos a ellos y a sus familiares.