Educación: Qué zonas habrá en Valencia, cómo cambia la baremación de puntos y fechas de admitidos

Hasta ahora Valencia estaba dividida en diecinueve zonas, por lo que ahora las familias podrán optar a cinco veces más de oferta para sus hijos. El próximo día 8 de mayo se publicarán las vacantes existentes en los centros y del 9 al 16 de mayo las familias podrán presentar sus solicitudes de admisión

educacion zonas
Ana Bort
18/4/2013

La ciudad de Valencia queda dividida en cuatro zonas para elegir centro escolar el próximo curso. Probablemente el mapa facilitado por Educación sea aprobado por el Consejo Escolar Municipal esta semana.

De esta manera, las familias podrán escoger entre más colegios para sus hijos, aunque este es un último paso antes de convertir a Valencia en una zona única, como Castellón, Elche o Alicante.

Valencia queda dividida en cuatro zonas, con un eje del norte al sur de la ciudad que recorre Alfahuir, la estación del Norte y Guillem de Castro y un eje este oeste con el viejo cauce del río Turia.

Ahora la proximidad al centro pierde peso en puntos. Si la casa o el trabajo de los padres está en el área del centro, cinco puntos, en áreas limítrofes dos puntos y un punto para quien venga de otra localidad. Eso sí, tener un hermano ya escolarizado en el centro pasará a valer ocho puntos.

Hasta ahora Valencia estaba dividida en diecinueve zonas, por lo que ahora las familias podrán optar a cinco veces más de oferta para sus hijos. El próximo día 8 de mayo se publicarán las vacantes existentes en los centros y del 9 al 16 de mayo las familias podrán presentar sus solicitudes de admisión.

Después estas solicitudes serán baremadas por los consejos escolares de los colegios y los días 24 y 27 se publicarán los admitidos y no admitidos de primera opción, para publicar los días 28 y 29 los de segunda opción (de igual forma hasta la décima). El día 26 de junio se sabrá las listas provisionales de admitidos.

La próxima creación de una zona única genera polémica, ya que según las Asociaciones de padres y madres y sindicados apuntan que lastra la libertad al hacer más complicada la escolarización por proximidad, porque aumentará la competencia. Añaden que también aumentará la selección de niños en colegios concertados.