Ébola: el perro Excalibur sacrificado por riesgo de contagio

La mascota de Teresa Romero no tenía otra opción según las autoridades y ha sido sacrificado e incinerado

excálibur con Teresa Romero, ambos infectados por ebola
Ricardo Dominguez Sánchez
9/10/2014

excálibur antes de ser sacrificadoUna vez más, la indignación en las redes sociales y las protestas ciudadanas no han servido de nada. Excalibur, el perro de la auxiliar contagiada por ébola, Teresa Romero, ha sido finalmente sacrificado.

El animal se había hecho tristemente famoso estos días. Excalibur había mantenido un contacto muy estrecho con su dueña y las autoridades sanitarias madrileñas han obligado a sacrificarlo. Según nos cuentan Las Provincias, la acción se ha llevado a cabo por miembros del laboratorio de Seguridad Biológica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), donde han declarado que el perro “no ha sufrido”.

Más de 300.000 personas habían firmado a lo largo del día distintas propuestas para detener la muerte de Excalibur, e incluso varios grupos han estado vigilando las puertas de la urbanización a lo largo del día de ayer.

La Consejería de Sanidad ha salido al paso de las críticas. Justifican la decisión por el contacto “estrecho y permanente” con la afectada, constituyendo “un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre”. En cambio, los defensores del animal argumentan que no es justo que muera “por un simple capricho a consecuencia de la falta de medios”, y que sería más lógico aislarlo o ponerlo en cuarentena.