Doodle de Octavio Paz: ¿Quién era? Google homenajea al poeta mexicano, ver poemas de Octavio Paz

Hace cien años que nació el escritor Octavio Paz y Google lo homenajea con un doodle simbólico

doodle octavio paz
Ana Bort
31/3/2014

Tal día como hoy Octavio Paz hubiera cumplido cien años. El que podría decirse que es el poeta mexicano más universal del país nació un 31 de marzo de 1914 en México DF, ciudad en la que también murió 84 años más tarde.

Google festeja su aniversario homenajeando al autor con un dibujo / ilustración con un significado tan críptico y onírico como lo eran sus poesías, en un intento de trasladar a las imágenes sus topoemas, uno de sus recursos estilísticos más usados e inclasificables.

El país natal de este increíble poeta también está aprovechando el centenario de su nacimiento para homenajearle con eventos en su nombre y varias publicaciones, como por ejemplo una antología de sus poemas que estará disponible de forma gratuita

Las claves más importantes de la poesía de Paz, fallecido en 1998, son la metafísica, el surrealismo, el inconformismo y el mundo onírico tal y como muestra su obra.

Además de ser una figura importante y necesaria en el mundo de las letras, se le recuerda también como un gran protagonista de la política mexicana, ya que fue muy cercano al Partido Revolucionario Institucional.

Entre los premios más importantes que recibió, se puede distinguir el premio Cervantes en 1981 y el Premio Nobel en 1990. Su muerte, cuando ya tenía una edad avanzada, dejó huérfana a una generación de artistas no solo en México, sino también en todo el mundo.

La Poesía

Llegas, silenciosa, secreta,
y despiertas los furores, los goces,
y esta angustia
que enciende lo que toca
y engendra en cada cosa
una avidez sombría.

El mundo cede y se desploma
como metal al fuego.
Entre mis ruinas me levanto,
solo, desnudo, despojado,
sobre la roca inmensa del silencio,
como un solitario combatiente

Verdad abrasadora,
¿a qué me empujas?
No quiero tu verdad,
tu insensata pregunta.
¿A qué esta lucha estéril?
No es el hombre criatura capaz de contenerte,
avidez que sólo en la sed se sacia,
llama que todos los labios consume,
espíritu que no vive en ninguna forma
mas hace arder todas las formas. contra invisibles huestes.

Subes desde lo más hondo de mí,
desde el centro innombrable de mi ser,
ejército, marea.
Creces, tu sed me ahoga,
expulsando, tiránica,
aquello que no cede
a tu espada frenética.

Ya sólo tú me habitas,
tú, sin nombre, furiosa substancia,
avidez subterránea, delirante.

Golpean mi pecho tus fantasmas,
despiertas a mi tacto,
hielas mi frente,
abres mis ojos.

Percibo el mundo y te toco,
substancia intocable,
unidad de mi alma y de mi cuerpo,
y contemplo el combate que combato
y mis bodas de tierra.

Nublan mis ojos imágenes opuestas,
y a las mismas imágenes
otras, más profundas, las niegan,
ardiente balbuceo,
aguas que anega un agua más oculta y densa.
En su húmeda tiniebla vida y muerte,
quietud y movimiento, son lo mismo.

Insiste, vencedora,
porque tan sólo existo porque existes,
y mi boca y mi lengua se formaron
para decir tan sólo tu existencia
y tus secretas sílabas, palabra
impalpable y despótica,
substancia de mi alma.

Eres tan sólo un sueño,
pero en ti sueña el mundo
y su mudez habla con tus palabras.
Rozo al tocar tu pecho
la eléctrica frontera de la vida,
la tiniebla de sangre
donde pacta la boca cruel y enamorada,
ávida aún de destruir lo que ama
y revivir lo que destruye,
con el mundo, impasible
y siempre idéntico a sí mismo,
porque no se detiene en ninguna forma
ni se demora sobre lo que engendra.

Llévame, solitaria,
llévame entre los sueños,
llévame, madre mía,
despiértame del todo,
hazme soñar tu sueño,
unta mis ojos con aceite,
para que al conocerte me conozca.

La Rama

Canta en la punta del pino
un pájaro detenido,
trémulo, sobre su trino.

Se yergue, flecha, en la rama,
se desvanece entre alas
y en música se derrama.

El pájaro es una astilla
que canta y se quema viva
en una nota amarilla.

Alzo los ojos: no hay nada.
Silencio sobre la rama,
sobre la rama quebrada

Entre Irse y Quedarse

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.