Disparan una escopeta de perdigones contra la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia

No hay que lamentar heridos ni daños materiales de importancia en este ataque que, finalmente, ha quedado en un simple susto.

disparan contra la escuela oficial de idiomas de valencia
José Ferrando
12/2/2014

La alarma saltó ayer por la tarde cuando el reloj apenas pasaba de las 16:00. Un grupo de alumnos de básico 2 de alemán, que estaban dando clase en la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia, escuchó unos estruendos que primero identificaron como petardos pero que en realidad eran perdigones disparados desde el edificio de enfrente.

Ni los alumnos ni la profesora han resultado heridos en un ataque sobre el cual los estudiantes bromearon en un primer momento, comentando lo mucho que se habían adelantado las fallas este año.

Pero tras el segundo estruendo, los presentes en el aula se dieron cuenta de que el cristal de una de las ventanas se había rajado, y al acercarse para comprobar que era lo que había sucedido pudieron verificar que alguien había disparado algo contra la misma. Este cristal ha sido el único daño material que hay que lamentar del ataque.

Tras una llamada al número de Emergencias 112, la Policía Nacional y la Policía Autonómica se personaron en la zona para inspeccionar los edificios de los alrededores de la escuela con la intención de encontrar a la persona autora de los disparos, pero la búsqueda no dio fruto alguno. El único resultado de la investigación fue la determinación del arma del ataque, una escopeta de perdigones.

Las aulas que daban al patio interior de la EOI, entre las cuales estaba la afectada, fueron desalojadas por motivos de precaución, mientras el resto del centro seguía con su ritmo habitual.

El centro de idiomas, situado en la Plaza de Zaidia, no ha hecho ningún tipo de comunicado sobre el ataque o si se tomarán medidas de seguridad adicionales. Mientras, la Policía sigue investigando el suceso para tratar de encontrar al culpable, aunque por el momento todo apunta que este susto no fue más que una peligrosa gamberrada.