¿Cuáles son las anécdotas más curiosas en las empresas de alquiler de vehículos? ¿Qué podemos olvidar en un coche de alquiler?

Los trabajadores de las empresas de alquiler de vehículos están expuestos a recibir cualquier noticia sobre lo que le ha ocurrido al automóvil o lo que se puede encontrar en su interior.

mercedes-sls-accidente-002
Jaume Navarro
11/12/2013

Las escenas por las que pasan los vehículos de alquiler pueden llegar a traspasar a las secuencia de ficción que podemos encontrar en televisión.

Una empresa de alquiler de coches llamada Sixt ha realizado un estudio en el que recoge los casos más ocurrentes.

El caso más estrámbotico fue el de un cliente que tras avisar de que el mechero del coche no funcionaba, decidió llevarlo a un taller de un amigo para devolverlo reparado, pero al salir de la reparación lo único que funcionaba correctamente era el mechero.

Un grupo de japoneses que contrataron sus servicios y metieron el coche en un estanque cubriéndolo por completo de barro.

Otro cliente llamaba a la oficina para explicar que le había caído un reno del cielo sobre el parabrisas. El conductor circulaba por una zona de montaña cuando un reno se precipitó por la montaña para destrozar la parte delantera del automóvil.

Pero no son solo ridículas las anécdotas que se pueden ocasionar mientras se conduce el vehículo, sino también los artículos que pueden olvidarse dentro del habitáculo.

Otra empresa, Europcar, ha realizado un estudio para valorar los artículos más extraños que se han podido olvidar sus clientes.

En primer lugar la empresa cita la ocasión en que alquilaron un vehículo para hacer una mudanza y al devolverlo los clientes se habían dejado las cenizas de algún fallecido cercano. Siguiendo con el mundo de los difuntos la empresa aún tiene en su poder una lápida recién fabricada y que aún no ha sido reclamado.

También existen olvidos para el mundo de los vivos, como el de un cliente que tuvo que volver a la oficina tras darse cuenta que se había olvidado a su caniche. Más desagradable puede ser encontrase con una dentadura postiza.

Aunque el alquiler de coches también puede ser destinado para fines más placenteros como el del clientes que olvidaron ropa interior o un completo set de juegos eróticos.

Y curioso es que en un día tan importante puedas olvidarte del anillo de pedida o recoger el ramo de la novia para que lo encuentre el empleado de la oficina.

Según informa la empresa, solo el 5% de los artículos tienen reclamaciones de los clientes, en la mayoría de los casos es la compañía la que se pone en contacto con los dueños.