Crónica Rayo 1 – 0 Valencia. Vídeo y resumen de los goles. Liga BBVA

Liga BBVA. Crónica Rayo vs Valencia (Jornada 26)

635281879066117833w
Alberto Ferrer
2/3/2014

El Valencia cayó por la mínima frente al Rayo Vallecano en una mala noche de los de Pizzi. El equipo blanquinegro echó en falta a Javi Fuego y Parejo en el centro del campo. Las bajas de los dos jugadores dejaron a un equipo con pocas ideas en ataque que se vio superado por el ímpetu de los hombres de Paco Jémez, quienes mantienen sus esperanzas de la permanencia.

Los blanquinegros se presentaron en Vallecas con un once con modificaciones obligadas por las ausencias por lesión de Pablo Piatti y Javi Fuego, así como de Dani Parejo por sanción. Juan Antonio Pizzi, que dio la primera prueba de confianza a Portu el pasado jueves en Europa League, volvió a apostar por el canterano, pero esta vez desde el comienzo. Un experimento que cortó las alas a los de la capital del Túria en la medular. Con poca creación, puesto que Míchel se situaba más adelantado que los dos centrocampistas de corte más defensivo como Keita y el propio Portu, el Valencia tuvo que recurrir a las bandas para generar peligro.

En los costados, Barragán y Bernat se volcaron en el ataque de los suyos creando peligro, pero no siendo determinantes. Y es que, a pesar de que los ché gozaron de oportunidades para adelantarse en el marcador, sobre todo en los primeros compases del duelo, la frescura se fue diluyendo en favor de un Rayo más cómodo y con ganas de hacer daño.

Herida que casi se abrió en el minuto 17 del encuentro cuando Larrivey colocó un tiro a la cepa del poste de la portería defendida por Diego Alves. Poco a poco los rayistas comenzaban a hacerse con el control del partido aunque la calidad de los blanquinegros quedaba claro que era superior. Las pocas ideas en la creación, sobre todo en la medular, condenaron al Valencia al empate a cero al final del primer tiempo, pues Vargas y Alcácer, a pesar de bajar a ayudar e intentar participar en las jugadas, no podían desarrollar su trabajo en el ataque ante la falta de buenas asistencias.

Tras la vuelta de los vestuarios el Rayo siguió queriendo ser el protagonista del partido. Sin sustituciones para cambiar lo que se había acontecido durante el primer tiempo, los vallecanos continuaron creando más peligro que el equipo valencianista. Algo de lo que Pizzi se dio cuenta y se vio obligado a mover el banco. La entrada de Jonas por Míchel a los 56 minutos no sirvió en principio de mucho, pues solo cinco minutos después Vallecas festejó el primer gol del partido.

Centro del rumano Rat desde el costado izquierdo al segundo palo donde se elevó Lavirrey como nadie para subir el primer tanto de los suyos picando el cuero con un gran cabezazo al que Alves no pudo ni supo responder.

Tras la diana el Valencia siguió yendo a remolque, pero ahora también en el luminoso. Los ché estaban pasando por un mal momento a pesar de mostrar mejoras respecto al primer tiempo y el técnico argentino de los visitantes decidió hacer debutar al brasileño Vinicius Araujo. La entrada del carioca por Portu dejaba sobre el tapete vallecano a un Valencia totalmente ofensivo.

Todo en el asador para llevarse, como mínimo un punto de Madrid por parte de los blanquinegros. Mucha verticalidad ante la falta de hombres creadores en el centro del campo.

Pero si algo fue determinante en el partido fue la expulsión de Barragán. El lateral derecho, con una amarilla, vio la segunda tarjeta en el minuto 76 y dejó a los suyos con un hombre menos para afrontar el cuarto de hora que restaba al partido. Se le ponía el partido más cuesta arriba a los ché, quienes, a pesar del contratiempo lo siguió intentando sin demasiada suerte.

Primero Vargas y posteriormente Joao Pereira, que entró al campo por el propio chileno, ocuparon el costado diestro que la expulsión de Barragán dejó cojo.

A la desesperada y con un hombre menos, los de Mestalla crearon más peligro con un hombre menos que con el equipo al completo. Ocasiones que, a pesar de meter el miedo en el cuerpo a los vallecanos en la recta final, no acabaron siendo materializadas y dejaron los tres puntos en Madrid al fin de los 90 minutos.

Unidades que son un suspiro de aire fresco y esperanza para los locales y dejan a los valencianos en una situación más descolgada respecto a Europa que en las últimas fechas.