Cómo serán los nuevos controles de droga de la DGT

Esta semana se pondrá en marcha un procedimiento mucho más exhaustivo en el que los agentes primero realizarán una prueba de alcoholemia y después otra de saliva para valorar si han consumido sustancias dopantes.

control-alcoholemia_1
Miguel Allepuz
10/7/2012

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha entre este lunes y el 15 de julio una campaña especial de intensificación de controles de drogas y alcohol durante la conducción. Con esta campaña se inicia la estrategia de “tolerancia cero” con la que el Ministerio de Interior pretende reducir el número de conductores que consumen drogas y se ponen al volante.

España es uno de los primeros consumidores de cocaína y de cannabis del mundo con el 4% y 10%, donde según los datos que baraja la DGT, el 19,4% de los conductores circulaban tras haber consumido alguna droga y creciendo en un 45% los accidentes de tráfico tras llevar en sangre sustancias dopantes.

¿Cuál será el procedimiento?

Los agentes podrán parar a los conductores de manera generalizada para realizar este tipo de controles. En ese caso, los conductores serán sometidos primero a una prueba de alcoholemia y, en el supuesto de que den negativo, se les practicará un test indiciario de recogida de saliva para valorar si han consumido drogas.

Si se comprueba que el conductor no ha consumido ninguna sustancia podrá continuar su viaje, pero si da positivo no podrá seguir conduciendo y tendrá que someterse a otro test que será enviado a un laboratorio donde finalmente se certificará el positivo y del que saldrá la sanción administrativa.

Como ocurre con el alcohol, los conductores no podrán negarse a someterse a la prueba, aunque podrán pedir, una vez que se les haya realizado la prueba de la saliva en la carretera y hayan dado positivo, una segunda prueba, mediante extracción de sangre en un hospital, para contrastar la prueba de saliva.

¿Cuánto durará el control?

Todo dependerá del estado del conductor ya que si no ha tomado ninguna sustancia el procedimiento se podría alargar de unos cinco a diez minutos como mucho, pero en el caso contrario dependería de la evolución del conductor o la démora en saber la prueba que se envía al laboratorio.

¿Qué drogas entran?

Todas las sustancias que alteren la conducta del conductor. Desde el alcohol, marihuana, heroína, cocaína, cannabis, MDMA, éxtasis o alucinógenos, entre otros.

¿Cuál podría ser el importe de la multa?
Conducir drogado está tipificado como una infracción muy grave dentro de la DGT y está castigado como mínimo con una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir o incluso más dependiendo del estado del conductor.

¿Podría ir a la cárcel?
Si los agentes que realizan la prueba determinan que el conductor presenta una sintomatología evidente de conducir drogado podrá ser sancionado por la vía Código Penal. Para ello, los agentes valorarán el estado en que se encuentra el conductor de acuerdo a un protocolo de 10 variables.

A diferencia de lo que ocurre con las pruebas de alcoholemia, que al superar un determinado tasa de alcoholemia (0,60 mgr/l aire espirado) el conductor va directamente por la vía penal, en este caso serán los agentes los que determinarán si el conductor debe recibir una sanción administrativa o ser llevado ante un juez.

El Código Penal, en su artículo 379.2, establece para el delito de conducir drogado penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o bien la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a un año y hasta cuatro años.