Cómo hacer para abaratar el recibo escolar el próximo curso

La creación de bancos de uniformes usados es una de las ideas que más se están utilizando como medida de ahorro. Otra es la adquisición de prendas procedentes de Asia.

Uniformes escolares
Rafa
29/8/2013

La vuelta al cole siempre ha sido dura para los niños por representar el fin de las vacaciones estivales, pero por ese mismo motivo también ha sido igualmente dura para los padres, que se ponen a hacer cálculos y previsiones de lo que van a gastar en el curso iniciante.

Hasta ahora llegaba septiembre y antes de comenzar el curso académico ya empezaban las cuentas sobre el gasto en libros, material, uniformes

Este año, con la crisis que vive la mayoría de familias, la vuelta al cole se ha convertido en una cruzada en pos de las soluciones más prácticas para conseguir ahorrar lo máximo posible.

Tales soluciones van mucho más lejos que dar un par de pespuntes a un uniforme desgastado, o forrar libros.

Si en años pasados las familias llegaban a comprar dos uniformes por curso y alumno, ahora ya se colocan coderas y rodilleras una sobre otra, heredándose las prendas entre hermanos y primos.

Y más allá van aún las nuevas ideas de ahorro, con la creación de bancos de uniformes usados. Además, hay empresas que han comenzado a distribuir uniformes y conjuntos a un precio muy asequible.

Una de las empresas que desarrolla este proyecto se llama Camacho Sport Uniformes Escolares, y está sita en Ayamonte (Huelva). Existe desde 1978, y desde la gerencia se afirma que cada vez más los centros optan por un tipo de prenda más elemental y sin personalizar, ya sean polos, pantalones o faldas.

Añade que al ser productos textiles de procedencia asiática se pueden adquirir a un bajo precio.

Lorena Camacho, responsable de ventas de la empresa, ya advierte desde un principio y sin tapujos que las prendas son de pésima calidad al ser elaboradas con fibras artificiales y con tintes químicos prohibidos en Europa, que aún teniendo estas características consiguen traspasar las fronteras.

A pesar de todo, las familias eligen esa opción, ya que hasta ahora debían desembolsar unos 150 euros de media en la compra del uniforme escolar y otros 77 en el uniforme deportivo.

Las madres más avezadas utilizan trucos como coser el escudo de la escuela a un jersey liso y sencillo que se asemeje al original, consiguiendo imitarlo.

Otros trucos son los de convertir un pantalón largo en corto, cuando la zona de las rodillas se haya deteriorado, o usar uniformes de años anteriores y de otras tallas a modo de retal para remendar rotos, codos o rodillas.

Por otra parte, desde la empresa Camacho avisan también que la mala calidad de las prendas asiáticas hace que ya desde el primer lavado aparezcan bolitas, destiñan o encojan, e incluso provoquen alergias, mientras que las fabricadas en España resisten todo el curso, y más, contando también con la certificación Oeko Tex (etiqueta ecológica mundial) que avala que la prenda está libre de tintes químicos, cancerígenos o tóxicos.