La depreciación de los vehículos Volkswagen

En septiembre de 2015 se destapó a nivel mundial el escándalo de los motores diésel del grupo Volkswagen (Volkswagen, Seat, Skoda y Audi), un escándalo que afecta a casi 700.000 vehículos vendidos durante los años 2009 y 2015 en nuestro país

casovolkswagen-yvancos
Mireyalazaro
24/11/2016

Cómo afecta el “Dieselgate” en la compraventa de vehículos Volkswagen de segunda mano

En septiembre de 2015 se destapó a nivel mundial el escándalo de los motores diésel del grupo Volkswagen (Volkswagen, Seat, Skoda y Audi), un escándalo que afecta a casi 700.000 vehículos vendidos durante los años 2009 y 2015 en nuestro país.

Casi un año después, el Juez que instruye el caso en los Estados Unidos, Charles Breyer, acaba de ratificar recientemente el acuerdo por el cual la firma alemana pagará más de 10.000 millones de dólares a los propietarios en concepto de indemnización, otros 1.200 millones a la red de concesionarios, y una multa de 2.700 millones para paliar el daño medioambiental causado.

En Europa, sin embargo, todavía no, a pesar de que los consumidores españoles han sido igualmente perjudicados en sus derechos, particularmente en:
El contrato de compraventa.
En una supuesta solución técnica ofrecida por Volkswagen, cuyos detalles siguen siendo un misterio y donde la opacidad mantenida por el fabricante es absoluta (la automotriz germana se niega a concretar todas las consecuencias que la actualización del software, responsable de enmascarar los datos de emisiones reales durante los controles, implica para el vehículo).

Ahora, un nuevo frente que se abre como consecuencia de la depreciación que los modelos afectados han experimentado en el mercado de segunda mano. En este sentido, muchos de los propietarios afirman que, cuando han tratado de vender sus utilitarios en el sector postventa, los concesionarios tasaban su coche por debajo del precio de mercado o, incluso, lo rechazan, especialmente si el automóvil no ha sido “reparado” previamente (reparación que para muchos de los afectados sigue sin concretarse).

Unido a lo anterior, algunos concesionarios, como Canalcar, admiten que, aunque el Dieselgate del Grupo Volkswagen no les ha afectado de forma “apreciable”, sí que motiva en ocasiones el rechazo por parte de los compradores en el caso de que el vehículo sea uno de los modelos trucados: “en estos casos el cliente suele optar por otro vehículo de similares características –habitualmente el cliente elige uno prácticamente igual pero con un motor no afectado… en la actualidad damos preferencia a los vehículos no afectados”.

Esto se suma a los perjuicios sufridos por los afectados que, además de pagar por un vehículo que no cumple las características que se especifican en el contrato de compra, ahora se encuentran con que la posibilidad de recuperar parte de la inversión en el mercado de la postventa es cuanto menos incierta.

Desde el despacho Y&A, uno de los primeros despachos en implicarse judicialmente en el caso Volkswagen, su directora -Ester Fonfría- señala en una entrevista concedida a este medio, que la desigualdad de trato entre ciudadanos americano y europeos no ha podido ser más agraviante.