Carlos Fabra y su sueldo de 90.000 euros sin tener poder ni firma

A pesar del importante sueldo, sin ir más lejos, el que fuera presidente de la Diputación de Castellón asegura no poder hacer frente a la sanción impuesta por la Audiencia Nacional

Lorena Gonzalez Pérez
3/12/2013

El afortunado Carlos Fabra, son incontables las veces que le ha ‘tocado’ la lotería, tiene un sueldo más que jugoso. A 90.000 euros al año ascienden sus honorarios en concepto de no se sabe muy bien qué ya que el expresidente de la Diputación de Castellón no tiene firma ni poderes. Es más, hace unos días dejó de ser miembro del Partido Popular. Pero, ¿entonces a qué se debe este sueldo de más de un millón de las antiguas pesetas?

Pues bien, el actual secretario general de la Cámara de Comercio de Castellón, Carlos Fabra, ya cedió previa petición de la Cámara de Comercio los poderes que mantenía dentro del proceso de reestructuración orgánico. Y es que pese a carecer de firma Carlos Fabra conserva el sueldo de 90.000 euros recogido en la dentro de la propia reglamentación de la institución y también el puesto.

En la actualidad, Carlos Fabra recibe un salario de 90.000 euros anuales que se distribuyen en 6.000 euros mensuales con un total de 15 pagas, justo el mismo sueldo que percibía en la diputación provincial. En estos momentos, ostenta el cargo de secretario general de la Cámara de Comercio de Castellón, es decir, una corporación de derecho público que además está tutelada por la Conselleria de Economía e Industria.

Un sueldo que seguro que ayuda a quitar hierro a la sentencia que la semana pasada dictó la Audiencia Provincial: Carlos Fabra tendrá que enfrentarse a cuatro años de cárcel en concepto de delitos fiscales aunque como él mismo ya ha declarado cree que es una resolución positiva si se tiene en cuenta que el organismo ha desestimado varias causas por las que acabaría entre rejas más de una década.

carlos fabra

A dicha pena de cárcel se suma una cuantiosa multa que, a pesar de ganar 90.000 euros al año Fabra asegura no poder pagar. Se trata de un montante que asciende a 1,4 millones de euros. Precisamente esta polémica resolución ha puesto un debate sobre la mesa que plantea la posibilidad de que Carlos Fabra continúe como número dos de la administración.

Hay que recordar que los mismos estatutos de la Cámara de Castellón facultan la continuidad de Carlos Fabra puesto que la sentencia condenatoria emitida por la Audiencia Nacional recoge penas de prisión y una carga económica elevada, entre multa y pago a la Agencia Tributaria, pero no una petición de inhabilitación como cargo público, algo que sí incluyó la acusación en los delitos de tráfico de influencias y cohecho de los que fue declarado inocente.