Boda real: Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy ya son marido y mujer

La ceremonia religiosa tuvo lugar a las once de la mañana en un marco incomparable: la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo

BODA conjunto
Ana Bort
22/10/2012

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy se unieron en matrimonio el viernes pasado en el Ayuntamiento y celebraron la ceremonia religiosa el sábado en la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo. A la boda acudieron numerosos mandatarios y los príncipes herederos de Europa en una ceremonia emocionante y sencilla.

Para uno de los días más especiales de su vida, Stéphanie ha elegido un vestido diseñado por Elie Saab de encaje color marfil e hilo plateado. Llevaba un velo de tul de seda color marfil bordado con hilo de oro hecho para ella. Stéphanie decidió lucir una diadema familiar de 270 brillantes insertados en platino con un diamante central con talla de pera de la firma Althenloh. Antes que Stéphanie, sus hermanas y cuñadas la lucieron en sus bodas.

La ceremonia religiosa tuvo lugar a las once de la mañana en un marco incomparable: la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo. Como manda la tradición, el primero en llegar fue el novio, Guillermo de Luxemburgo acompañado por su madre la duquesa María Teresa que eligió un vestido en color salmón con un tocado del mismo tono.

Por su parte, la novia hizo su aparición cinco minutos más tarde en un precioso automóvil Daimler DS 420 de color azul que fue comprado por la Familia Gran Ducal en 1988.

Una vez concluida la ceremonia religiosa, los príncipes se dirigieron al Palacio Gran Ducal para asomarse al balcón y hacer las delicias de las miles de personas que se habían congregado en el lugar para poder disfrutar de los primeros momentos de Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy como marido y mujer.