Belén Esteban cumple 40 años alejada de adicciones y con su libro ‘Ambiciones y reflexiones’ a punto de salir

Belén ha celebrado su cumpleaños rodeada de la gente que la quiere, en su casa, junto con sus hermanos, su madre y sus amigos y por seguro que brindando por la salida de su nuevo libro

belen esteban salvame deluxe ahora solo soy adicta a la vida
Ana Bort
11/11/2013

Por seguro que hace diez años, si pensó dónde estaría o cómo sería su vida al cumplir los cuarenta años, se imaginó que iba a ser así. Belén Esteban, la ‘princesa del pueblo’, ha llegado a las cuatro décadas resurgida de sus propias cenizas cual ave fénix.

Poco queda de la chica que hace quince años saltó a las pantallas de televisión tras conocerse su noviazgo y ruptura con el torero Jesulín de Ubrique. Tras haber tenido a su hija, es irreconocible el aspecto de chica sana y discreta, aunque muy extrovertida de la de San Blas.

Durante estos tres lustros expuesta en televisión sus seguidores la han visto languidecer, extinguirse, intoxicarse y sobre exponerse sin tapujos, como una carne televisiva más, hasta un punto de no retorno.

Pero ese punto de no retorno se convirtió en fuerza y aplomo para, en el último año y medio, ‘quitarse’ de todo lo malo, deshacerse de su ex marido, también implicado en malas prácticas y sacarse adelante a sí misma.

Ahora, con cuatro décadas a sus espaldas, se define como un ‘bombón’ y su sobrepeso ha convertido su aspecto en saludable. Sigue con el mismo carácter que ha conquistado año tras año a la audiencia y el culebrón que la llevó el primer día a la pantalla, su hija Andreíta y la relación (o no relación) con su padre Jesulín de Ubrique, está más vivo que nunca.

Belén ha celebrado su cumpleaños rodeada de la gente que la quiere, en su casa, junto con sus hermanos, su madre y sus amigos y por seguro que brindando por la salida de su nuevo libro. Lo ha escrito junto con Boris Izaguirre, lleva por título ‘Ambiciones y reflexiones’, saldrá el próximo 19 de noviembre y como el mismo indica, recogerá sus recuerdos sobre los pasados años.