Assange más cerca de Suecia

El Tribunal Superior de Justicia de la ciudad de Londres ha dado luz verde a la extradición de Julian Assange, cabeza visible de WikiLeaks

Assange
colaborador
2/11/2011

El fin de WikiLeaks

El ocaso de Wikileaks sigue acercándose. Tras la asfixia financiera que Visa, MasterCard, American Express y PayPal mantienen abierta contra la voz y cara visible del entramado de comunicación – y a la que ningún medio de comunicación es capaz de plantarle cara -, el siguiente paso ha sido la extradición definitiva a Suecia de Assange, donde presumiblemente podría ser condenado por violación y abuso sexual.

Aunque a Assange aún le queda el cartucho del Tribunal Supremo del Reino Unido, las esperanzas sobre su permanencia en Londres van cayendo. Sus abogados creen que la extradición es injusta e ilegítima, pero en cualquier caso Assange se enfrentará, en caso de llegar a Suecia, a una triple condena por abusos sexuales y otra por violación, todas datadas en agosto de 2010, después de que países como Estados Unidos se empezaran a violentar con la actividad de WikiLeaks.

La legislación de Suecia sobre las relaciones sexuales

La restrictiva legislación sueca sobre abusos sexuales ofrece una sobreprotección sobre la mujer propia de la época en la que fue aprobada, cuando la necesidad de corregir las conductas impunes de los hombres frente a las mujeres daba cabida a este tipo de legislaciones.

En este caso, una mujer es capaz de denunciar a un hombre como presunto violador si, tras una relación en la que ella ha dado su consentimiento, entiende más tarde que, por razones morales, se ha sentido utilizada, aunque sea a posteriori.