Ariel Castro, el secuestrador de Cleveland, podría haber muerto por autoasfixia durante juego íntimo

Ariel Castro, el secuestrador de Cleveland, muerto por autoasfixia y no por suicidio, tal y como parecía en un primer momento.

Ariel Castro, el Monstruo de Cleveland
José Ferrando
11/10/2013

El monstruo de Cleveland, Ariel Castro, que secuestró en su casa a tres chicas durante casi 11 años, apareció muerto en su celda de Ohio a principios de septiembre. Aunque en un primer momento todo apuntaba a un suicidio por ahorcamiento, parece ser que fue un accidente mientras el susodicho practicaba la autoasfixia durante un juego íntimo.

La inexistencia de nota de suicidio levantó suspicacias entre los investigadores, y tras revisar los análisis psicológicos que se le hicieron en el correccional y comprobar que Ariel Castro no presentaba inclinaciones al suicidio, es cuando se han hecho públicos estos datos.

Al parecer los guardias lo encontraron con los pantalones y la ropa interior por los tobillos, ahorcado de una ventana con una sábana. Los vídeos de seguridad demuestran que los guardias no cumplían la normativa de horas de control al reo, y que la noche del suicidio solo hicieron dos visitas de las 8 predeterminadas, hecho que pudo ser determinante en su muerte por ausencia de auxilio.

El prisionero había sido condenado el pasado 1 de agosto a cadena perpetua sin posibilidad de libertad por el secuestro, maltrato y violación reiterada de tres jóvenes durante 10 años. Michele Knight, una de las tres afectadas, aseguró durante el juicio que Castro le había robado 11 años de su vida.