Adolfo Suárez: Actos y calendario de su entierro

El próximo lunes 31 de marzo a las 19.00 horas la Almudena acogerá el funeral de Estado por el expresidente del Gobierno

1205405-25175824-640-360
Lorena Gonzalez Pérez
25/3/2014

Desde que el pasado domingo el primer presidente del Gobierno de la democracia en España falleciera muchos han sido los actos que han tenido lugar y que han servido para que el pueblo español pueda dar su último adiós a uno de los políticos más queridos que ha tenido este país. Pues bien, pasado este momento, los últimos actos y homenajes se suceden.

Al comienzo de este martes en el Congreso de los Diputados tenían lugar las tres últimas horas de capilla ardiente del expresidente para que los últimos ciudadanos que querían darle su último adiós pudieran hacerlo sin ningún tipo de problema, siendo más de 30.000 las personas que han hecho horas de cola para poder despedirse de Suárez, llegando incluso a venir de diferentes partes de España y sin importarles las inclemencias del tiempo que Madrid experimentó el pasado lunes y este martes.

Una vez finalizado este homenaje público, el féretro ha sido colocado sobre un armón de artillería, siendo conducido por la plaza de Cánovas del Castillo y el paseo del Prado hasta llegar a Cibeles, un recorrido que ha estado escoltado por los miles de ciudadanos que no han querido dejar pasar la oportunidad de vivir este momento histórico.

Adolfo-Suarez

Tras este recorrido, el cuerpo sin vida se ha introducido en un coche y se ha trasladado a Suárez hasta Ávila, dándole sepultura junto al cuerpo de su mujer, Amparo Illana. Un sepelio intimo que se culminará con el funeral de Estado que tendrá lugar en la catedral de La Almudena, en Madrid, el próximo lunes 31 de marzo a las 19.00 horas y que contará con la presencia, confirmada ya, del expresidente del Gobierno, José María Aznar.

Por último, cabe destacar las palabras de cariño y reconocimiento que el obispo, García Burillo, le ha querido dedicar. “Su política consiguió que las dos Españas volvieran a encontrarse tras décadas de animadversión política y odio causando “admiración en el mundo entero”. Sin duda, un discurso que ha hecho que miles de ciudadanos quieran dar su último adiós y que todos los presidentes del Gobierno, sin excepción, así como las principales autoridades del país no hayan querido dejar pasar la oportunidad de decir adiós al arquitecto de la transición, Adolfo Suárez.