7 especies de posibles transmisores de malaria, hallados en la Comunidad Valenciana

Un grupo dirigido por Ricardo Jiménez de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat Valenciana presentó un informe en el congreso EDEN realizado anualmente, con datos acerca de 30 especies diferentes de mosquitos encontrados en territorio valenciano, entre los cuales se hallaron 7 del género Anopheles que pueden llegar a transmitir la malaria. En España […]

neivamara
25/5/2010

Un grupo dirigido por Ricardo Jiménez de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat Valenciana presentó un informe en el congreso EDEN realizado anualmente, con datos acerca de 30 especies diferentes de mosquitos encontrados en territorio valenciano, entre los cuales se hallaron 7 del género Anopheles que pueden llegar a transmitir la malaria.

En España la transmisión de esa enfermedad se consideró finalizada a mediados del siglo XX, aunque en los últimos años han ido apareciendo nuevos casos y en 2008 se llegó a registrar hasta 70 personas infectadas.  Supuestamente esos casos registrados han traído la malaria de fuera, por inmigrantes o turistas. Aunque los expertos creen cada vez más probable que se produzca un fenómeno de transmisión local de la malaria por la presencia en territorio valenciano de esas 7 especies del género Anopheles, que son potenciales transmisores de esta enfermedad.

El informe del Laboratorio de Entomología y Control de Plagas recoge los resultados obtenidos en las reciente capturas del “Aedes albopictus” o “mosquito tigre” en el sur de la Comunitat. “Las conjeturas acerca de la evolución y comportamiento de este mosquito, potencialmente transmisor del dengue y la fiebre amarilla, indican que su actividad puede superar las 40 semanas al año gracias a las elevadas temperaturas y las abundantes horas de luz solar” y pueden afectar “directamente” al ritmo de expansión de la especie, multiplicando la aparición de episodios de alarma social por las molestias que provocan “sus agresivas picadas”. Por otra parte, en los últimos años se han incrementado el número de aves migratorias portadoras de temible virus del Nilo.