2 de abril: día internacional del libro infantil

El 2 de abril se celebra en todo el mundo el día internacional del libro infantil, una fecha señalada para los más pequeños, que pueden descubrir la lectura a través de algún libro apasionante

dia-libro-infantil-2016 - gentevalencia
Mireyalazaro
1/4/2016

El mes de abril es, desde luego, el mes en el que más se enaltece la lectura. Este 2 de abril es el día internacional del libro infantil, y el próximo día 23 es el día del libro, por lo que los aficionados a la lectura podrán este mes encontrar gran variedad de títulos y un variado surtido de ofertas.

No hace falta que enumeremos los beneficios que tiene la lectura en los más pequeños, que son muchos, pero sobre todo deberíamos destacar un mejor desarrollo intelectual y el hecho de promover la imaginación y la creatividad.

Pero realmente pocas cosas hay como ver a un niño disfrutando de una agradable lectura, ver en sus ojos reflejada la emoción causada por las aventuras que viven los personajes del libro (o del e-book) que tiene entre las manos.

El día del libro se fijó el 2 de abril de 1967, coincidiendo con la fecha de nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, autor de renombradas obras enfocadas hacia el público infantil como El Patito Feo, La Sirenita, El Soldadito de Plomo, La Reina de las Nieves, Pulgarcita, El Ruiseñor o La Princesa y el Guisante, entre otros.

El International Board on Books for Young People, o lo que es lo mismo, el IBBY, promovió en su momento la fundación de este día y ha tenido mucho que ver en la promoción y difusión de la literatura infantil. Se trata de un colectivo internacional de asociaciones y personas interesadas en fomentar la lectura entre niños y jóvenes, fundado en Zúrich en 1953, con sede en Basilea.

Cada año una de las secciones nacionales del IBBY tiene la oportunidad de ser patrocinador internacional del evento y este selecciona a un escritor de dicho país para que escriba un texto literario. Este año la afortunada ha sido la escritora brasileña Luciana Sandroni.

Para la ocasión, las librerías, bibliotecas y centros educativos programan actividades como exposiciones o encuentros con escritores o ilustradores, presentaciones de libros…

Desde GenteValencia animamos a los más pequeños a leer o a iniciarse en la lectura, a que imaginen y vivan miles de increíbles aventuras, pues solamente por el recuerdo que dejan determinadas obras en nuestra madurez, podemos decir que realmente vale la pena leer.

Os dejamos con el escrito de Sandroni para este año:

Erase una vez una… ¿Princesa? No.
Érase una vez una biblioteca. Y érase también una vez una niña llamada Luisa que fue a la biblioteca por primera vez. La niña caminaba despacio, tirando de una mochila de rueditas enoooorme. Observaba todo con admiración: estantes y más estantes repletos de libros. Mesas, sillas, almohadas de colores, dibujos y carteles en las paredes.
— Traje la foto — le dijo tímidamente a la bibliotecaria.
— ¡Muy bien Luisa! Voy a inscribirte. Mientras tanto puedes ir escogiendo el libro. ¿Sabes que puedes llevarte un libro a casa?
— ¿Uno sólo? — Preguntó decepcionada.
En ese mismo instante sonó el teléfono y la bibliotecaria dejó a la niña con la tan difícil tarea de elegir un único libro en la infinidad de estantes. Luisa arrastró su mochila y buscó, buscó hasta que encontró su libro favorito: Blancanieves. Se trataba de una edición de tapa dura, con hermosas ilustraciones. Con el libro en la mano empujó su mochila de nuevo y, cuando ya estaba a punto de salir salir, alguien le tocó el hombro. La niña se dio la vuelta y casi se cae para atrás del susto: nada más y nada menos era el Gato con Botas con su libro en la mano, ¡digo, entre las patas!
— Buenos días, ¿Cómo estás? — le dijo haciendo una reverencia.
— Luisa, ¿Acaso no te sabes de memoria todas esas historias de princesas? ¿Por qué no te llevas mi libro El Gato con Botas, que es mucho más divertido?
Luisa con la boca abierta no sabía qué decir.
— ¿Qué te pasa? ¿Te comió la lengua el gato? — Bromeó.
— ¿Eres el Gato con Botas de verdad, verdad?
— ¡Si, en persona, digo, de carne y hueso! Llévame a tu casa y sabrás todo sobre mi historia y la del Marqués de Carabas.
La niña, de tan perpleja, solo conseguía asentir con la cabeza. El Gato con Botas, con un toque de magia regresó a su libro y, cuando Luisa estaba a punto de salir de la biblioteca, volvió a sentir un toque en el hombro. Era ella: “blanca como la nieve, colorada como la sangre y con cabellos negros como el ébano”. ¿Adivinaste?
— ¡¿Blancanieves!? — dijo Luisa anonadada.
— Luisa, llévame contigo también. Esta edición — dijo mostrándole su propio libro — es una adaptación auténtica del cuento de los hermanos Grimm.
Cuando la niña estaba a punto de coger el libro, el Gato con Botas apareció molesto:
— Blancanieves, Luisa ya escogió. Vete con tus seis enanos.
— ¡Son siete y no seis! ¡ Y ella aún no ha escogido! — le dijo Blancanieves roja de cólera.
Los dos miraban a la niña esperando una respuesta:
— No sé cuál llevar…quería llevármelos todos…
De repente, sucedió algo increíble: fueron saliendo de los libros… Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel. Un equipo completo de princesas de verdad:
— Luisa llévame a tu casa — le suplicaban todas.
— Yo sólo necesito una cama para dormir un rato — dijo la Bella Durmiente mientras bostezaba.
— Solo cien años — dijo el Gato burlándose.
— Puedo limpiar tu casa, pero de noche tengo una fiesta en el castillo del ….
— ¡Príncipe! — gritaron todos.
— En mi cesta tengo torta y vino. ¿Quién quiere? — Ofreció Caperucita.
Y continuaron apareciendo más personajes: el Patito Feo, la Vendedora de Fósforos, el Soldadito de Plomo y la Bailarina:
— ¿Luisa podemos ir contigo? Somos los personajes de Andersen — pidió el Patito Feo que tan feo… no era.
— ¿ Tu casa está calentita? — preguntó la Vendedora de los Fósforos.
De repente, delante de todos, apareció un lobo enorme, peludo, muy peludo, con los dientes afilados: ¡El lobo feroz!
— Lobo ¿por qué tienes esa boca tan grande? — le preguntó Caperucita por costumbre.
— Yo les protejo — dijo valientemente el Soldadito de Plomo.
El Lobo abrió la boca y… ¿Se los comió a todos? No. Solo bostezó de tanto sueño y les dijo con calma:
— Tranquilos. Sólo quería darles una idea. Luisa se lleva el libro de Blancanieves y nosotros entramos en su mochila que es muy grande.
A todos les gustó su idea.
— ¿Luisa nos dejas ir contigo?
— ¡Claro que sí! — Dijo Luisa abriendo la mochila.
Los personajes hicieron fila y fueron entrando uno a uno:
— ¡Primero las princesas! — dijo la Cenicienta.
Al final aparecieron también los personajes brasileños: el Sací, el Caipora, una muñeca de tela que no para de hablar, un niño muy loquito, una niña con una cartera amarilla, otra con la foto de su bisabuela pegada al cuerpo, un pequeño rey mandón. Todos entraron.
La mochila pesaba más que nunca. ¡Cómo pesan los personajes! Luisa llevo el libro de Blancanieves y la bibliotecaria anotó todo en su ficha.
Poco después la niña llegó a casa feliz. Su mamá le preguntó desde la cocina.
— ¿Hija, llegaste?
— Síííí, mami, llegamos.

Escrito por Luciana Sandroni
Traducido por Elisa Toledo
Revisado por María Sampayo Bouza
Ilustrado por Ziraldo